Cofradías

Cofradía de los Armaos

Los Armaos, como popularmente se les conoce, son una de las agrupaciones de Semana Santa más tradicionales y antiguas de El Bonillo. Sobre el cómo y el cuándo de la fundación de la Hermandad no se tienen datos, porque no se conservan escritos acerca de los primeros tiempos de andadura de este colectivo, pero su fundación podría remontarse a la segunda mitad del siglo XVI.
El número de sus integrantes ha sufrido altibajos a lo largo de su historia. Actualmente en esta hermandad son más de 200.

La manera de vestir de los Armaos distingue a esta agrupación del resto de las Cofradías Bonilleras. Los elementos que componen el traje son los siguientes:

  •  Casco de chapa fina.
  • Guerrera de color verde o caqui. 
  • Pantalón del mismo color y tela que la guerrera, cortado a la altura de la rodilla, terminando con un cordón que está rematado en ambos extremos por varios madroños para podérselos amarrar. 
  • Medias de lana negra y caladas, formando dibujos. Estas se sujetan con ligas de bastante colorido. 
  • Dos bandas cruzadas sobre el pecho, de color granate o negro dependiendo de la procesión que se vaya a hacer. 
  • Sobre la bandas, se van colocando cintas de distintos colores, sujetas con alfileres. Se van cruzando unas con otras formando una espiga de colores y terminando en un lazo cada una en los costados.
  • Una faja de unos 20 cm de ancho,(antiguamente de raso negro) de terciopelo bordado con seda de colores formando flores y en el centro, bordado con hilo de oro, un águila con la inscripción S.P.Q.R.
     Guantes blancos.
  • Una capa de terciopelo rojo y forro negro.

Como característica de la indumentaria de los Armaos, hay que decir que aun con el mismo patrón básico en las prendas, ningún traje es igual a otro.

De las muchas costumbres típicas de esta Hermandad se puede comentar alguna de las más antiguas. Una de ellas es la de hacer `guardias´ en la iglesia frente al `monumento´. Otra costumbre, aún hoy conservada, es la del `Armao fallecido´; cuando muere uno de ellos, se le amortaja y entierra vestido de Armao, y sus compañeros escoltan el féretro hasta el Cementerio.

Los Armaos no tiene un santo representativo, no obstante, llevan durante dos días el paso de Jesús de la Columna, que no lo lleva ninguna otra hermandad.

De unos años a esta parte, los Armaos cuentan con un gran prestigio fuera de nuestra Villa, tanto por su característica y colorida indumentaria, como por la calidad de su banda de tambores y cornetas, habiendo salido a distintas ciudades en varias ocasiones a desfilar y tocar.

 

Cofradía de la Caída de Jesús

Es una hermandad relativamente joven, no sólo por su fecha de fundación que fue 1.990, sino por la media de edad de sus componentes.  Las características de los trajes de esta cofradía son:   

  • Túnica blanca con ribetes en color morado.    
  • Capa blanca.    
  • Capuchón blanco.   
  • Cíngulo morado.   

En un principio esta hermandad no disponía de paso propio, acompañando en las procesiones a la imagen de la Ntra. Sra. de los Dolores. Con el fin de disponer de paso, en el año 1993 los hermanos comienzan las gestiones para adquirirlo. Pese a la dificultad que esto entrañaba, ante todo por el cuantioso desembolso que debía de hacerse, se ponen manos a la obra, contando con una importante donación por parte del fundador, así como con la voluntad de los hermanos y demás gente del pueblo que ha querido ayudar. Por fin, en el año 1994 se adquiere el paso actual, que comienza a salir en procesión con el resto de pasos.   

En ese mismo año, los hermanos completan el traje, añadiendo al mismo un bordado en la capa, a la altura del hombro izquierdo, de una cruz morada con una corona de espinas al centro y las iniciales de la hermandad.   Posteriormente en el año 1995 se completa el paso con una nueva imagen.   En la actualidad, la hermandad cuenta con 150 hermanos. La banda esta compuesta de 20 tambores y 20 cornetas, de las cuales 10 son chicas.

 

Cofradía de Nuestra Señora de Los Dolores

Los antecedentes de esta Cofradía se encuentran en la Hermandad del mismo nombre que venía funcionando desde los años 60, fecha en que se compró el Paso y manto que lleva. Desde esta fecha, las Hermanas Dolorosas salían con un Escapulario de la Virgen a las Novenas anteriores a la Pascua Santa, y luego iban de procesión, una sola vez, el Viernes de Dolores, con su escapulario y sin hábito (solían ir detrás del Paso, de luto y con mantilla negra).   En los siguientes días de Semana Santa el Paso de La Dolorosa acompañaba a los otros en todas las procesiones, pero en estas ocasiones las Hermanas no salían con las otras agrupaciones.   

En 1982 se planteó la posibilidad de formar una cofradía, y el párroco dio el visto bueno a la nueva cofradía. Se aceptó el hábito que sería una túnica blanca con capa azul y negra. Al año siguiente se incorporó un fajín negro bordado en oro.   En la Semana Santa de ese mismo año salieron ocho Hermanas de La Dolorosa por primera vez en procesión y con hábito, como una cofradía más. Desde entonces el número de cofrades ha ido creciendo. Hoy la Cofradía cuenta con 32 personas en su mayoría mujeres.

 

Cofradía de Jesús del Huerto y el Santo Sepulcro

Esta Cofradía dio sus primeros pasos procesionales en la Semana Santa de 1958. En aquel entonces componían la cofradía 50 miembros. El uniforme acordado era túnica y capirote blancos, bordados con una cinta morada y un cordón también morado pendiente de la cintura, complementando el atuendo con una capa granate y un hachón encendido. También formaron una banda de cornetas y tambores para acompañar a los pasos y encargaron construir unas andas para las imágenes, provistas de suficiente alumbrado. 

Así siguieron formando parte de la Semana Santa de El Bonillo hasta que, por culpa de la tremenda emigración que sufrió el pueblo en las décadas de los 60 y 70, dejaron de sacar sus Pasos en procesión.

En 1984 un grupo de jóvenes entusiastas decidió rescatar la Cofradía y sus Pasos, formando una nueva banda de tambores y cornetas que los acompañasen.

 

Cofradía de Jesús de Medinaceli

El origen de esta Hermandad lo encontramos en el año 1956, cuando D. Domingo Solís Ordóñez decide peregrinar a Santiago de Compostela, al mismo tiempo que postula para recoger fondos y restaurar una Capilla dentro del Templo Parroquial, donde se quiere colocar la sagrada imagen de Jesús de Medinaceli.

Con el dinero recaudado se paga la imagen y las andas al escultor de Villarrobledo D. Jesús Castellanos. La imagen llega al pueblo en 1956.

En el año 1968 aparece otro escrito fechado el día 14 de abril, Domingo de Resurrección, en el cual se indica que se hace entrega de la imagen a la Hermandad de Jesús Nazareno, para que se encargue de su cuidado y conservación, diciendo también que serán las Hermanas las encargadas de promover el culto y administrar los ingresos procedentes de limosnas y donativos. De aquí viene la tradición de esta Cofradía de estar formada sólo por mujeres.

Hasta 1986 la Cofradía de Jesús de Medinaceli no tenía banda propia, siendo acompañada por la de Jesús Nazareno. Es en este año cuando se compran seis cornetas y ocho tambores que conformarán la propia banda de la Hermandad.

En el año 2009 la Cofradía es la primera de la Semana Santa de El Bonillo en sacar la imagen a hombros, portada por 30 mujeres anderas, hermanas de dicha cofradía.

En el año 2011 se añade una nueva imagen propiedad de la Hermandad, la cual es Santa María Magdalena, que procesionará el Domingo de Resurrección portada a hombros por nuestras anderas.

Dicha cofradía posee la Imagen del Crucificado, el cual es portado a hombros en las procesiones del Abrazo y el Santo Entierro.

Actualmente, la Cofradía está compuesta por 420 hermanas, y la Banda de Cornetas y Tambores, formada solamente por mujeres, consta de 63 componentes.

Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno

Se puede decir que la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno es la más antigua que recorre las calles de El Bonillo en Semana Santa. Documentalmente consta que en mayo de 1782 el escultor, y vecino de la Villa de El Bonillo, Juan Antonio de Rivas donó a la Cofradía de Veracruz, hoy desaparecida, el paso de Jesús Nazareno. El regalo se hizo, posiblemente, con la condición de que se pudiese sacar en procesión en Semana Santa, pero sólo a hombros de este bonillero, sus hijos y sus descendientes.

Con la concesión de este privilegio la familia del escultor constituyó el primer grupo de Nazarenos de El Bonillo, aunque de momento estuvieran en otra Cofradía.  No tenemos información sobre la desaparición de la Hermandad de Veracruz, si cambió su nombre por el de Jesús Nazareno o cuándo la actual Cofradía se hizo independiente. Por lo que se recuerda, antiguamente, se era Nazareno por ofrecimiento, para la curación de alguna enfermedad, o bien las madres ofrecían a sus hijos a la Hermandad antes de nacer. Actualmente, la devoción, la emoción y la pasión son los sentimientos que acompañan a los hermanos de esta Cofradía y que les impulsan a formar parte de esta Hermandad. 

El carácter popular de esta Hermandad ha configurado su evolución en el tiempo. Así, la organización de los Nazarenos siempre fue un poco rigurosa, y sólo a partir de la presidencia de D. Domingo Solís, que hacia los años 60 estructura la moderna Cofradía de Jesús Nazareno, es cuando empieza a tomar auge y renombre.   También por ser hermandad del pueblo, es la agrupación que cuenta con mayor número de afiliados; en la actualidad son 420 los cofrades que la componen, aunque sólo salen procesionando, entre banda, hermanos y costaleros, unos 170 hermanos.   

El hábito de los Nazarenos proviene de los tiempos de su fundación en el siglo XVIII. La indumentaria que vestían estos cofrades no fue de nueva creación, sino que provenía de la vestimenta de la Cofradía de Veracruz, en cuyo seno se formó el primer grupo de Nazarenos. Se compone el atuendo de una túnica morada con un cordón dorado y una medalla. Tradicionalmente el nazareno ha ido con la cara descubierta, pero hacia la mitad del siglo XX se introdujo el capirote, también morado. La capa blanca y morada y los guantes blancos son de fecha reciente.   La banda tuvo su aparición hacia los años 40 del siglo XX, cuando vino del servicio militar en las islas Canarias D. Emilio Martínez Fayos, trayendo consigo la que sería primera corneta de los Nazarenos. Junto a D. Andrés Moreno, primer tambor, fueron el origen de la banda de esta Cofradía. Hoy son aproximadamente 35 tambores y 40 cornetas.  

 El Paso tradicional de Jesús Nazareno construido por Juan Antonio de Rivas, fue destruido en tiempos de la Guerra Civil Española, y por suscripción popular se compró el actual. Otros Pasos en propiedad de esta Hermandad son, el de Jesús de Medinaceli (según Acta del año1957), el de Jesús Resucitado (adquirido en 1991) y la Piedad (adquirida en 1995).   Con todos estos datos podemos ver que la Hermandad de Jesús Nazareno, tanto por el número de sus integrantes como por su gran tradición, es una cofradía de obligada referencia en la Semana Santa Bonillera.   

La banda de cornetas y tambores dispone de un uniforme para utilizarlo fuera de las procesiones (en desfiles y certámenes), habiendo tenido en los últimos años importantes actuaciones. Además, se ha recuperado una de las señas de identidad más importantes de la Cofradía: procesionar con las imágenes en andas.

 

Cofradía de San Juan Evangelista y Nuestra Sra. de la Soledad

Fundada en 1954, la cofradía de San Juan Evangelista y Nuestra Señora de la Soledad es una de las que cuentan con mayor número de cofrades.  Si bien la Hermandad comenzó a salir en 1954, no fue hasta 1955 cuando se pudo contar con una banda de cornetas y tambores propia, la cual, por aquel entonces, estaba formada por 12 miembros entre ambos instrumentos. En 1.990 eran ya 45 los componentes de la banda que desfilan en las procesiones.   

El hábito que lucen los componentes de la Cofradía es el siguiente, y así está escrito en el Libro de Actas que obra en poder del actual secretario:   

´Túnica blanca, capa verde, con faja y capirote carmesí, y guante blanco, habiendo de llevar los Cofrades un hachón encendido en la mano´. Aunque no ha habido variación fundamental en los colores, sí, en cambio, en el diseño del traje, que se remodeló en el año 1979, coincidiendo con el 25 aniversario de la Hermandad. Así mismo se ha perdido la costumbre de llevar `el hachón encendido´, siendo ya muy pocos los Hermanos que lo portan. De todas formas, por parte del colectivo de Hermandades, se está haciendo un esfuerzo para recuperar esta tradición.