La caza

En El Bonillo, la situación geográfica, la orografía del terreno, así como el tipo de cultivos, unido a la cercanía de vaguadas por donde discurren pequeños arroyuelos es ideal para practicar el deporte de la caza, así como para que conejo, liebre y perdiz tengan hábitats naturales protegidos. La caza menor es, por lo tanto, el estandarte en este aspecto, ya que si bien es cierto que el jabalí es una especie en constante aumento, salvo en tres o cuatro cotos, en los demás no se realizan monterías. Puntualmente se caza en modalidad de aguardo.

En nuestro pueblo se aúnan la calidad, y la densidad de piezas en cotos particulares, y en los cotos intensivos que hay en el pueblo, unido al trabajo y responsabilidad con la que se gestionan los cotos.

La orografía del terreno, unido a la variada climatología, hacen que cualquier fecha en periodo hábil para las distintas especies es buena, siendo El Bonillo un lugar más que idóneo para esta práctica donde se dan la mejores condiciones para la caza menor.

Así mismo, y considerado como uno de los deportes populares más arraigados, debemos destacar en este apartado la caza con galgo, existiendo diferentes cotos para su práctica y un terreno privilegiado a lo que ayudan las llanuras de un extenso término municipal.